¡El poder para el pueblo!

publicidad

Aunque pueda parecer una reclamación política, no lo es en absoluto (aquí no nos vamos a meter en esos “fregaos”). Este post trata sobre como la tecnología ha cambiado nuestras vidas. Así es, la llegada de los smartphones, la realidad aumentada o las impresoras 3D ha marcado un antes y un después en nuestro día a día. Las nuevas tecnologías también han revolucionado la publicidad tradicional y la forma en la que se relaciona con los consumidores. Más ingeniosa, dinámica y, sobre todo, inesperada. Publicidad que reacciona cuando la miras, cuando te mueves o cuando te plantas frente a ella.

La publicidad “reaccionaria” bien podría ser una metáfora de lo que está sucediendo en la relación marca-consumidor. Antes el ojo estaba en las marcas (marcacentrismo) y se esperaba que el público reaccionara a ellas. Ahora, en cambio, la situación es muy distinta. El poder lo tiene el consumidor y son las marcas quienes reaccionan ante las personas.

Y para muestra, un botón.

Apotek, una marca de champú, nos muestra cómo, de una forma sorprendente y sencilla se puede comunicar una idea potente. En este caso, se trata de un opi que actúa en el momento en que pasan los trenes por su lado, aprovechando el efecto del viento gracias a un sensor.

Apotek hjärtat – Apolosophy – blowing in the wind 60 sec from Ourwork on Vimeo.

Por su parte, Telekom te permitía dirigir tu propia orquestra de música clásica. Simplemente necesitabas tu teléfono móvil y situarte en frente de la marquesina. En este caso, un sensor de movimiento era quien daba el poder. Una vez más, el ingenio hace posible aquello que parece inimaginable.

En el siguiente ejemplo, vemos como una marquesina interactiva puede segmentar a la audiencia. Sí, sí, y además sin la necesidad de big data. En este caso, la fundación ANAR creó un cartel que únicamente podía ser visto por niños, bueno por niños o por gente muy bajita, todo hay que decirlo, para luchar contra el abuso infantil. El mismo cartel era percibido de forma diferente por adultos y por niños debido a su altura. Una genial idea para llegar a un público concreto.

Esto son solo unos ejemplos de las infinitas soluciones creativas que ofrece la tecnología a la estrategia publicitaria, donde los anuncios por sí mismos no son nada sin la interacción de las personas. El público ha pasado de objeto a sujeto y parece que ya no hay vuelta atrás.

Tags:



Deja un comentario