¿Nos pueden ayudar las redes sociales a cuidarnos los unos a los otros?

redes-sociales-adolescentes

¿Sabías que se estima que unos 350 millones de personas de todas las edades sufren depresión? Así lo indica la OMS (Organización Mundial de la Salud). Probablemente conozcamos a alguien que sufre depresión, aunque no nos lo diga por miedo a ser juzgado o tratado de forma distinta. Y es que según la misma OMS, “la estigmatización y la discriminación de que son víctimas los enfermos y sus familiares disuaden a los pacientes de recurrir a los servicios de salud mental”, lo que dificulta poner solución a una situación preocupante, ya que se calcula que 800.000 personas al año acaban suicidándose, y que ésta es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.

Instagram, la red social con más usuarios comprendidos entre estas edades (el 76% de sus usuarios tenían entre 16 y 34 años en 2014), ha decidido aportar su granito de arena para echar una mano, desestigmatizar las enfermedades mentales y animarnos a todos a formar parte de la solución.

infografia_instagram

¿Cómo lo hace?

Aunque no nos lo cuenten, las personas que tenemos a nuestro alrededor pueden mostrar indicios de que necesitan apoyo a través de sus publicaciones en las redes sociales. Por eso, Instagram ha decidido poner a disposición de todo el mundo la posibilidad de informar de forma anónima sobre la preocupación por otro usuario (de momento solo está activo en el Reino Unido y pronto se extenderá por el resto de países).

Al recibir esta notificación, Instagram envía un mensaje al usuario en el que pone: “Alguien vio una de tus publicaciones y piensa que quizá pasas por un tiempo difícil. Si necesitas apoyo, nos gustaría ayudar.”

Si el usuario quiere, la red social le muestra 3 opciones de ayuda: hablar con un amigo, contactar con una línea de ayuda u obtener consejos. Incluso contará pronto a nivel mundial, con mensajes de ayuda automáticos para aquellos usuarios que busquen hashtags relacionados con hacerse daño a uno mismo que todavía no estén bloqueados por la propia plataforma.

En colaboración con asociaciones de salud mental

Instagram se ha propuesto hacer bien las cosas. Ante el miedo de resultar invasiva y falta de mensaje, ha estado trabajando con asociaciones especializadas para saber cómo iniciar esta sensible conversación con los usuarios que puedan necesitar apoyo.

Para los que nos dedicamos a la comunicación, la colaboración con expertos resulta básica a la hora de transmitir mensajes y ofrecer ayuda acerca de temas tan delicados como es la salud. Lo que hace más creíble y útil el mensaje es el hecho de que médicos, profesionales de la salud y profesionales de la comunicación trabajen juntos por unos objetivos comunes: la información fiable y la seguridad del consumidor final.

Las redes sociales, a pesar de lo que a veces se pueda pensar, no consisten solo en entretenimiento, individualización de la sociedad o banalización de los contenidos. A veces, también sirven para crear comunidad en todos los sentidos. Para lo bueno, y para lo malo. Tenemos una nueva forma de comunicarnos con el mundo, lo mejor será comunicarnos de verdad.

 

Tags:

|

Deja un comentario