Romperse un hueso es la leche

 

brazo roto

¿Cómo medimos una buena pieza? ¿Por los premios, por el valor que le aporta a la marca o por los resultados que consigue?

En algunos casos podemos alabar el ingenio a la hora de desarrollar una acción o apreciar un buen concepto que respalda la ejecución, en cambio, en ocasiones podemos valorar la coherencia con los valores de marca y el beneficio de producto, y otras veces, aunque creativamente no sea ninguna maravilla, vemos como reporta un aumento en las ventas del anunciante.

Y luego está la acción de Anchor Milk, una compañía neozelandesa que comercializa leche, que reúne los tres componentes: Oro en Cannes, relación producto-beneficio clara y, por supuesto, resultados.

La marca lechera de la islas oceánicas, de la mano de la agencia Colenso BBDO de Auckland, consiguió convertir el beneficio de su producto en una genial idea, regalando bricks de leche a niños que se habían roto un hueso, durante el tiempo que durara su recuperación. Si el fondo es bueno, la forma no lo es menos. Los niños solo tenían que subir la radiografía a la web que facilitaban y en 24 horas recibían una particular funda para la escayola, que además de ser original, contenía un código de barras con el que podían conseguir leche gratis en el supermercado. Como no podía ser de otra forma, los resultados no se hicieron esperar: las visitas a la página web de Anchor Milk desde Facebook incrementaron en un 3154% y se consiguió la participación del 64% de los niños que se habían roto un hueso.

Una brillante acción que nos hace ver que todo depende de como se enfoquen las situaciones. De esta forma, la marca hace más llevadera la lesión a los niños y consigue llegar a los padres, preocupándose por sus hijos y diciéndoles indirectamente (o no tan indirectamente) “si toma leche tendrá unos huesos más fuertes”.

Aquí podéis ver un vídeo de la campaña: http://www.canneslionsarchive.com/winners/entry/778609/xray-casts

Tags:



Deja un comentario