Más que un beso

beso

Hoy quiero hablar de la salud emocional, esa que tanta falta hace en estos tiempos en que nos ha tocado vivir.

Y quiero hablar de la salud emocional desde una perspectiva optimista. Escribo escuchando música, escribo escuchando “Boig per tu” (que traducido quiere decir “Loco por ti”), una fantástica canción de Sau, grupo formado por Pep Sala y el desaparecido Carles Sabater, y que ha dado origen a un fantástico musical que se está representando actualmente con mucho éxito en Barcelona. Y “Boig per tu” me ha inspirado.

En mi búsqueda de cultura por las redes, que también sirven para eso, he dado con un corto, que al parecer ya era muy famoso antes de que yo lo encontrara, y cuenta las peripecias de veinte parejas formadas por una mujer y hombre, mujer y mujer, y hombre y hombre; en todo caso eso ahora da lo mismo, lo importante es que son veinte parejas que no se conocen y que no se habían visto nunca antes. Y se encuentran para darse un beso. Han de darse un beso tan largo, corto, intenso o soso y aburrido como ellos quieran. Pueden dejarlo inmediatamente y ya está, se termina el experimento, o pueden hacerlo tan largo e intenso como les apetezca.

FIRST KISS from Tatia Pilieva on Vimeo.

Y el resultado a mí me parece increíble, todos sin excepción, hombres y mujeres se abrazan y se besan con mucho interés y yo diría que en la mayoría de casos, hasta con mucha pasión. Cuando terminan, sus caras reflejan felicidad. Están contentos y contentas por haber besado y abrazado a un desconocido. Y se abrazan.

He hablado con mi amigo médico intentando descubrir cómo afectan los besos a nuestra salud y he descubierto que un beso puede ser muchas cosas: dulce, amoroso, extraño, intenso, trasportador, decepcionante, aburrido, sublime, o incluso te puede cambiar la vida.

Un beso puede ser un entrenamiento saludable para el corazón, un liberador de hormonas, estimulante del humor, y una buena forma de conectar con la persona que te importa. O, aunque no te importe demasiado, también puedes conectar.

Andréa Demirjian, autora del libro Besos dice:

“Besar es íntimo. Te encuentras justo allí en el espacio de tu alma. Llega al centro de tu corazón y tu espíritu porque es una forma preciosa de expresar y recibir amor y afecto. Un beso al día realmente puede mantener alejado al médico”.

Y mi amigo medico está de acuerdo. Prefiere que sus pacientes se besen a tener que atenderles porque están enfermos. Así que la primera conclusión es que, como tratamiento y por prescripción facultativa debemos besarnos como mínimo una vez al día.

Pero he descubierto más cosas, más beneficios que se atribuyen a los besos en un artículo publicado originalmente en www.upwave.com (si tenéis interés podéis encontrar allí todas las explicaciones y las ampliaciones a estos beneficios, yo solo quería reflejarlos):

  1. Besar ayuda a reducir la presión arterial
  2. Besar elimina los calambres y dolores de cabeza
  3. Besar ayuda a combatir las caries
  4. Besar amplifica tus hormonas de la felicidad
  5. Besar quema (unas cuantas) calorías
  6. Besar aumenta la autoestima
  7. Besar te puede hacer un lifting facial (casi)
  8. Besar sirve de barómetro para la compatibilidad sexual

Y claro todos estos beneficios, además de aportarnos salud emocional, también nos aportan salud física. Es increíble lo que puede llegar a inspirar una canción como “Boig per Tu” y cómo, si hiciéramos caso a nuestros impulsos y todos estos beneficios que se otorgan a los besos son ciertos podríamos aumentar nuestra salud. ¿No os parece?

Lástima que toda esta historia, la de los besos entre desconocidos, haya resultado ser parte de una acción publicitaria de una marca de moda, eso dicen ahora. Sea como sea, a mí me ha parecido algo muy interesante, bonito, cercano, simple, fácil, agradable y me ha dado mi dosis de salud emocional mientras escribía. No me voy a dejar frustrar y voy a besar cada día.

Salud y besos.

Tags:



Deja un comentario