Un tatuaje, una nueva vida

En la lengua castellana existen dos tipos de sinónimos: los totales y los parciales. Los primeros son aquellos que tienen el mismo significado en todos los contextos, mientras que los segundos tienen el mismo significado en muchos contextos, pero no en todos. Hace tiempo que salud y bienestar físico dejaron de ser sinónimos totales.Y es que según la definición de la Organización Mundial de la Salud, esta va mucho más allá de la simple condición física: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Hoy en día una de las enfermedades que más está en boca de la opinión pública es el cáncer de mama, tanto por el gran aumento del número de casos, como por las consecuencias a las que se enfrentan quienes padecen dicha enfermedad. En la mayoría de los casos, las mujeres afectadas tienen que sufrir, además de las sesiones de quimioterapia y las largas jornadas en hospitales, una mastectomía, lo que para muchas representa un auténtico trauma.

Reflexionando acerca de esta situación, hace unos años, Vinnie Myers, un tatuador de Baltimore (Estados unidos), llegó a la conclusión de que tenía muchas cosas que aportar para ayudar a que estas mujeres recuperasen completamente su salud, tanto física, como mental y social. Esa fue la razón que lo impulsó a poner todos sus conocimientos artísticos a disposición de una labor: tratar de “reconstruir” las mamas de muchas mujeres que habían superado el cáncer.

Gracias a una precisa mezcla de pigmentos ha conseguido diseñar pezones y aureolas donde anteriormente se situaban los pechos de las supervivientes, muchas de las cuales han llegado a su estudio por recomendación de médicos de los hospitales más prestigiosos del país, como el Johns Hopkins.

Los más de 3.000 tatuajes que Vinnie ha realizado durante los últimos años han supuesto, para muchas pacientes, una ruptura psicológica con los sentimientos negativos, un impulso anímico para dejar atrás la enfermedad.

Por eso, cada vez que su máquina de tatuar se detiene, la tinta deja de correr y se escucha el silencio. Para una mujer comienza una nueva vida. Una nueva segunda vida.

Tags:

| |

Deja un comentario