Nunca el tiempo es perdido

¿Alguien conoce Inopia? Es un bonito lugar donde perderse un domingo entero… Y si además ese domingo es el día del cambio de hora, mejor que mejor. Dejas que los relojes vayan a su ritmo y por la tarde te presentas una hora antes a tu cita. Claro que si fuera marzo, ese hombre al que yo espero (aunque ¡sin puro!), al igual me lo iba a encontrar bajo la luz de la farola haciendo tiempo… Pues nada, ¿tenemos banco? ¡Afirmativo! ¿Tenemos tiempo? ¡De sobras! Perfecto, reflexionemos sobre ello: sobre el tiempo.

La verdad es que siempre me he preguntado sobre la utilidad del cambio de hora, si es que la tiene más allá de perjudicar el sueño y trastocar los horarios… Algunas webs institucionales no dudan en informar a sus ciudadanos del ahorro energético que supone. Benjamin Franklin inició el debate sobre madrugar una hora antes con medidas como: racionar las velas, hacer pagar un impuesto por el uso de contraventanas y un “dulce” despertar a base de cañonazos y campanas sin cesar. La I Guerra Mundial (1914-1918) y la crisis del petróleo (1973) ayudaron a instaurar el cambio de horario como medida de ahorro energético, aunque no exento de controversia. Otra voz, la del economista Thomas C. Schelling, apoya la idea del cambio de hora, ya que según su opinión: un acuerdo general es más fácil de cumplir que esperar que lo hagamos voluntariamente para aprovechar la luz solar.

¡Mensaje! Mmm… ¡Qué nervios! ¡Seguro que es él para avisarme de que está al caer! Ah, pues no: es mi amante Movistar… Suerte de Mr.Foursquare, ¡que me avisa de que ya ha entrado en Barcelona! Tac-tac, tac-tac, ¡tac-taaac! ¡Corazón a mil! ¡Mi Instant Heart Rate va a reventar como no llegue ya!

Instant Heart Rate es una fascinante aplicación para medir el pulso que, por cierto, obtuvo un premio en el Mobile Premier Awards, celebrado el pasado mes de febrero en Barcelona. Es tan sencillo como colocar el dedo en la cámara de nuestro smartphone. Debido a la saturación de oxígeno de la sangre, el objetivo capta pequeñas variaciones de color en cada pulsación, con lo que se obtiene el resultado. ¡Y mi saturación está que se sale!

¡Wow, ahora sí que es él! “Lo siento, no encuentro sitio para aparcar el coche. ¿Quedamos mañana para almorzar?” ¡Qué decepción! Saturación por los suelos… Sabiendo cómo se pone la ciudad, coges el ferrocarril y estás a tu hora en punto. ¡Vamos, que este chico no está por la labor!

Y hablando del ferrocarril… ¿Sabéis qué es lo que más influyó en la estandarización de los horarios? ¡La aparición de medios de transporte como el ferrocarril y de las redes de comunicación! Imaginad que nos conectamos a Internet para coger hora con el médico. Si el sistema nos diera la hora que marcara cada ordenador, llegaríamos a la consulta donde habría algún que otro malentendido al solaparse las citas, ¿verdad? Esta es una de las razones que explican la existencia del UTC o Tiempo Universal Coordinado. Es la zona horaria de referencia que utilizamos actualmente (cuando estrenamos móvil siempre nos lo pide y en España marcamos la opción UTC+1). En 1884 se empezó a utilizar el sistema GMT, que se basaba en la posición respecto al Sol, pero resulta que la rotación de la Tierra no es siempre exacta… Por esta razón, hoy nos basamos en los relojes atómicos, a los que se añaden o quitan segundos en junio y diciembre, según sea necesario para adaptarnos a la rotación de la Tierra. En esta convención se basan tecnologías como el GPS, los servidores NTP y otras aplicaciones como las comunicaciones vía satélite, la retransmisión por televisión en directo o, incluso, el comercio electrónico.

Bueno, pues no se está mal del todo en este banquito… Pero visto lo visto, me voy retirando. Hagamos antes un RESPONDER: “¿Mañana? Pues va a ser que no, ni al otro tampoco… Lo siento pero tengo que ensayar para el macroconcierto que vamos a hacer el próximo viernes”.

Apuntad esta fecha: 11/11/11, a las 11:11 horas en punto. A esa hora tendrá lugar una Sinfonía Masiva en la que vamos a tocar un minuto de la Quinta Sinfonía de Beethoven. Va a participar gente de todo el mundo y la retransmisión va a ser online. Así que si vosotros también sois movilistas, ¡sólo tenéis que descargaros la aplicación y a tocar! Se trata de una iniciativa colaborativa que se sirve del protocolo UTC, llevada a cabo por un grupo de voluntarios que cree en el trabajo conjunto y coordinado. Si ya lo decía la Bruja Avería en La Bola de Cristal: Sólo no puedes, ¡con amigos sí!”.

Tags:

| | |

Un comentario a “Nunca el tiempo es perdido”

  1. Lo he probado y funciona. Lo voy a comentar en mi pagina de Facebook. Gracias
    http://www.facebook.com/martaboticaria

Deja un comentario