Una tarde animada en el súper

Hoy toca tarde con los sobrinos, pero como no consiga arrancarlos de la tele, me van a cerrar el supermercado. Con un poco de persuasión, por fin nos vamos volando. Y ahora llega la segunda parte del juego: recorrerse en menos de 15 minutos todos los pasillos del súper para llenar la cesta de la compra con todo lo necesario. Pero al pasar por el lineal de los cereales, empieza la fiesta…

De repente me acuerdo de una noticia que leí hace un tiempo. Se basaba en un estudio cuyos resultados fueron publicados en la edición de marzo de Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine. La conclusión de la investigación venía a decir que la presencia de personajes de dibujos animados en las cajas de cereales hace que los niños valoren por igual el buen sabor tanto si llevan azúcar añadido como si no lo llevan. En cambio, si las cajas no llevan dibujos, son menos valorados los cereales sin azúcar y más los endulzados. Vamos, que si la caja de cereales lleva dibujos, los cereales sean como sean tienen más posibilidades de triunfar.

Ante la batalla campal que me espera para elegir la caja de cereales, me planteo el potencial de los dibujos animados para captar la atención de los niños. En lugar de pensar que los personajes inducen a una alimentación incorrecta, prefiero verlo desde el lado positivo: pues si tan hondo calan en los niños, ¿por qué no promover los valores de una alimentación sana a través de personajes que se conviertan en sus héroes? Héroes que aporten un valor añadido a sus ratos de ocio y que luego puedan ayudarles a orientar sus decisiones por el camino saludable. Y con ello, todos salimos ganando: los pequeños participan con sus propias decisiones, los mayores evitamos la situación desagradable de imponer nuestro criterio (que aunque sea lo más adecuado para el niño, éste no siempre lo va a comprender de igual modo) y el resto de consumidores se ahorran los berrinches ajenos.

Es posible que tal vez tampoco tarden mucho en llegar packs con dibujos animados, pero animados de verdad, al estilo de la tecnología eCoupled, desarrollada por la compañía Fulton Innovation. Un dispositivo de luces parpadeantes en los packs de cereales que se pone en marcha al acercarnos con nuestro móvil, una de las novedades presentadas en la pasada edición del 2011 International CES, celebrado en Las Vegas. La atracción e impacto visual en los más pequeños está asegurado.

Por fin pasamos por caja y ya nos vamos para casa. En un paso de cebra noto que me estiran de la chaqueta, son los peques que ven que el semáforo está en verde desde hace un rato y yo no me había dado cuenta, al quedarme embobada ante un panel publicitario con imágenes en movimiento… ¿Será que lo del impacto audiovisual no es sólo cosa de pequeños?

Tags:



3 Comentarios a “Una tarde animada en el súper”

  1. Me parece muy interesante la información que proporciona este post, lo tendré en cuenta en la próxima compra.

  2. Un ejemplo de uso de dibujos animados para promover el consumo de determinados alimentos sería Popeye, ¿no? ¿Cuántos niños deben comer espinacas esperando ser tan fuertes como su héroe?

  3. Justo hace un rato leía este artículo sobre unos dibujos que pretenden hacer difusión de la salud: http://goo.gl/Zw8ck

    Y muy buen ejemplo el de Popeye! Todo un clásico que forma parte de nuestras vidas! Lo bueno es que hoy en día tenemos más conocimiento científico y seguro que así podremos resaltar las propiedades más destacables de cada alimento. Y es que las espinacas son geniales por muchas razones, pero no va a ser el hierro lo que las distinga! 😉

Deja un comentario