Vitaminas con mucho cuento

Vitaminas con Omega 3, masticables y con personajes infantiles. Un producto atractivo pero que no cumplía con los claims que hacía.

Fantasía es el título de uno de los filmes clásicos de Disney y, al parecer, uno de los ingredientes de los suplementos alimenticios que la marca NBTY vendía dirigidos al público infantil bajo las licencias de las Princesas Disney y los superhéroes de Marvel. Pero parece que el sueño ha terminado.

La Federal Trade Commission ha acusado a NBTY de mentir en estas marcas sobre la composición de estas líneas de suplementos. Al parecer, anuncian que contienen 100 mg de DHA por ración cuando, en realidad, apenas si llega a una milésima parte de lo anunciado (es decir, 0’1 mg o 100 microgramos).

NBTY deberá reembolsar a los consumidores que confiaron su dosis de omega 3 a la magia de Cenicienta, los superpoderes de Spider-Man o el gracejo innato de Hannah Montana. Se estima que el gigante americano de los suplementos gastará 2,1 millones en poner remedio a esta mentirijilla nada infantil. La medida, además de enseñar a los consumidores a dejar de confiar la salud de sus hijos en personajes de ficción, se ve como un giro de esta comisión hacia una mayor vigilancia y regulación en la composición de los suplementos y la veracidad de sus claims.

Tags:

| | | | | | |

Un comentario a “Vitaminas con mucho cuento”

  1. Qué lástima que se confunda la «fantasía» con el engaño, no? La magia de los cuentos debería ser la dosis de emoción que vehiculara mensajes pedagógicos, valores y otras vitaminas necesarias para conseguir una buena salud física y emocional.
    Es increíble que estos grandes iconos mediáticos de la cultura popular infantil, hoy en día también sin fronteras, no controlen a qué clase de verdad prestan sus mejores activos.
    Licencias poco poéticas.

Deja un comentario