La red, un estudio de mercado en vivo

Las plataformas de social media pueden ser una herramienta para saber qué dicen de nuestra marca en tiempo real. En la imagen, el sitio de compartir fotografías Flickr con los sorprendentes resultados (no todo son zapatillas) ante la búsqueda de «nike».

Tradicionalmente, las compañías han realizado estudios de mercado para conocer la situación de partida de una marca en su entorno como base para decidir acciones posteriores.

Para conocer quiénes son los consumidores habituales de la marca, qué piensan, qué sienten y cuáles son sus expectativas respecto a ésta nos apoyamos en la investigación cualitativa. Tras diseñar el plan muestral, se decide el número de reuniones de grupo que se realizarán, la técnica (el llamado «focus group» es quizá la más popular), su tamaño y composición, así como el lugar de realización (normalmente Barcelona, Madrid, Bilbao o Sevilla). También pueden realizarse entrevistas en profundidad combinadas con las reuniones de grupo o, si el tema se concibe como delicado, centrarse sólo en entrevistas en profundidad.

Los resultados que se obtienen son muy valiosos porque ayudan a entender mejor el comportamiento de los compradores de nuestro producto. Pero, a pesar de la profundidad y riqueza de los datos, éstos no son representativos ni extrapolables debido a las reducidas muestras con las que se trabaja, en parte por resultar muy costosos tanto en tiempo como en dinero invertido.

Apoyándonos en las redes sociales y partiendo de un plan de acción bien definido, podemos realizar una investigación de mercado a través de buscadores, hacer un seguimiento de la reputación corporativa o bien realizar un análisis de la presencia de la marca o de la compañía. El uso de tags o etiquetas cuando se publican fotos (en plataformas como Flickr) o vídeos (en por ejemplo, el popular Youtube), la utilización de marcadores sociales como Delicious, compartir información en formato presentación en sitios como Slideshare o mediante posts, permite clasificar contenido y resulta de utilidad a las compañías para conocer o medir, por ejemplo, el grado de uso de sus productos o la vinculación emocional con sus marcas.

Con las redes sociales se abre una nueva ventana de información para las compañías, ya que pueden conocer a tiempo casi-real qué se está diciendo de su producto, lo que hace que puedan tomar decisiones y adaptarse a lo que los usuarios opinan sin barreras geográficas y sin invertir grandes sumas de dinero.

Tags:



Deja un comentario