¡Mira, mamá! ¡Sin mandos!

Una imagen promocional de Kinect, la consola de videojuegos de Microsoft donde el “mando” es el cuerpo del jugador.

Recientemente tuve el placer de experimentar con la última tecnología en videojuegos de la mano de Microsoft y su nueva consola Xbox 360: Kinect. A primera vista parece una tecnología muy similar a otras consolas que ya tenían en cuenta los movimientos del jugador como forma de participar y controlar las acciones del juego (Nintendo Wii o Playstation Move, de Sony). Sin embargo, Kinect aporta una dimensión totalmente nueva a los juegos y al entretenimiento: la posibilidad de jugar con todo el cuerpo, convirtiéndolo en un sustituto de los tradicionales mandos. Se trata pues de una tecnología invisible e intuitiva, atributos fundamentales de una buena experiencia de usuario.

Esta nueva tecnología ya no permite quedarse sentado en el sofá moviendo únicamente los pulgares o la muñeca en el mejor de los casos mientras en la pantalla estás “jugando al tenis”. La crítica tradicional a esta forma de entretenimiento digital era que fomentaba el sedentarismo. En este caso, para superar niveles y ganar partidas y retos, el jugador debe mover todo su cuerpo. Se acabó eso de tirar bolos repantingado en el sofá…

Si hacemos retrospectiva, recordaremos cómo la tecnología Wii revolucionó el sector de la rehabilitación física de pacientes en EE. UU., una vez se encontró la forma de utilizar esta tecnología en hospitales y centros de rehabilitación. De la misma forma, no debería extrañarnos si Kinect se convierte en el (lógico) relevo a la consola de Nintendo. Por una parte, su tecnología es más fiel al movimiento y favorece juegos más activos. Por otra, se trata de tecnología de código abierto que permite a cualquiera (con los conocimientos técnicos necesarios, claro está) desarrollar aplicaciones nuevas. Kinect abre así las puertas a que los desarrolladores creen juegos e interactivos para este dispositivo aplicables no solo a cuestiones lúdicas, sino también a entornos educativos o relacionados con la salud, por ejemplo. Como muestra de las posibilidades encontramos este vídeo, donde se ha vinculado el movimiento del usuario con un navegador para desplazarse por el contenido al estilo de la película Minority Report:

DepthJS from Fluid Interfaces on Vimeo.

Tags:

| | | | | | | | | |

Deja un comentario