El sex-appeal de las zanahorias

No es la primera vez, ni mucho menos, que tratamos en “Publicidad y salud” diferentes iniciativas que tratan de convertir los hábitos saludables en un juego (en ocasiones incluso una  competición entre diferentes usuarios de una red social).
Estas últimas semanas hemos visto una campaña que se basa en estas premisas aunque con fin fundamentalmente publicitario: convertir algo tan sencillo como las zanahorias baby en un snack equiparable a las patatas fritas. Eso sí, con el sello de saludable. Una estrategia similar a la que hemos visto en proyectos que han desfilando por este blog: fomentar la alimentación y hábitos saludables a través de valores contemporáneos, como el valor del diseño o lo lúdico.

Baby Carrots es una apuesta de A Bunch of Carrots Farmers, un grupo de agricultores especializados en esta pequeña hortaliza que se ha valido estas herramientas para promocionar su producto. Bajo el lema “Eat ‘Em as Junk Food” (“comételas como comida basura”) parodia toda la jerga (“Snacktacular!”, “Xtreme!”) e imaginería utilizada en la publicidad de refrescos y snacks para promocionar esta hortaliza como sustituto a la comida basura. “No es una campaña en contra de la comida basura, es coger su manual de comunicación y aplicarlo a las zanahorias baby“, contaba Jeff Dunn de Bolthouse Down (parte del grupo de productores de zanahorias que ha puesto en marcha la campaña) al periódico norteamericano USA Today.

Para ello ha contado con la agencia norteamericana Crispin Porter + Bogusky que ha puesto en marcha una campaña con espots, diseño de tres tipos de packaging diferentes de esta verdura que se distribuirán en máquinas de vending en las escuelas norteamericanas. Más recientemente, la agencia ha presentado un urbanita y agresivo (en fin, para estar hablando de zanahorias) juego para iPhone. El juego incentiva a consumir esta verdura, puesto que capta el crujido de la zanahoria que lo convierte distintos elementos para el jugador.

Cabe preguntarse si la mejor forma de estimular los hábitos sanos es, precisamente, “disfrazando” la comida natural de snacks en lugar de mostrar los beneficios y atractivos que tiene una zanahoria (o una patata o un tomate) sin necesidad de aplicarle el elaborado tratamiento publicitario de la comida rápida o las bebidas energéticas. En cualquier caso, estamos ante una estrategia digna de estudio y que, probablemente, irá al alza en el futuro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Compartir

    Tags:

    | | | | | | |

    2 Comentarios a “El sex-appeal de las zanahorias”

    1. Desde el punto de vista publicitario, me parece genial el uso de códigos asumidos para otro tipo de productos. Lo convierte en sorprendente y notorio.
      Es como si para anunciar cebollas utilizáramos los códigos de Nike. Lloraríamos de emoción.

    2. Me parece una estrategia muy inteligente y divertida, que además se basa en un atributo que el producto comparte con el snaking tradicional: su “crunchicidad”.

      Si es cierto que ese es un valor apreciado por el consumidor, a la hora de picotear sin límite mientras hace otras cosas, las baby carrots estarían en la categoría adecuada. Simplemente la gente lista de la agencia lo ha vestido con el código al uso para ese target adolescente, o los peterpanes de los iPhones.

      Comparto la reflexión final de Cristina, aunque quizás éste sea el primer paso, cambiar el fondo sin tocar las formas. Mejor así que al revés… no?

    Deja un comentario