En las trincheras de la obesidad infantil

La lucha de la sociedad norteamericana contra la obesidad y sus consecuencias en la salud (diabetes, incremento de dolencias cardiovasculares y un largo y conocido etcétera) y sobre la economía (con un gasto médico de 150.000 millones de dólares en patologías vinculadas al sobrepeso) tiene su punto de apoyo en el cambio de los hábitos infantiles. Con un tercio de niños norteamericanos con problemas de sobrepeso u obesidad, Barack Obama tiene el cambio de sus hábitos alimentarios a partir de una mejora de los menús escolares en su agenda política, complementado por los programas educativos que fomentan la actividad física como Let’s Move, capitaneado por la Primera Dama.

La voluntad de introducir fruta y verdura fresca en las cafeterías de las escuelas estadounidenses es una medida contra los menús hasta la fecha que, día sí, día también, parecen sacados de los menús de una (mala) cadena de comida rápida de los años 80. La consecuencia de esta dieta alta en carne, azúcares y grasas se extiende además en la actualidad sobre la salud de más y más niños, puesto que el porcentaje de alumnos que comen en la escuela ha subido en los últimos años. Los largos horarios de sus padres y la crisis económica se apuntan como agravantes de la situación.


Tres ejemplos de menús escolares recogidos en el blog Fed up with school lunch

Pese a las bienintencionadas medidas de la administración Obama, parece que estos cambios tardan en imponerse a nivel nacional y los educadores empiezan a desesperarse. Es el caso de la maestra que se esconde bajo el nickname Mrs Q, que se ha dedicado a fotografiar y publicar en un sencillo blog los menús que se sirven a sus alumnos. Bajo el nombre de Fed up with school lunch (“Harta de las comidas escolares”), el objetivo es demostrar lo desequilibrado de los menús y señalarlos como causa de los altos índices de obesidad infantil. Y es que, al parecer, estas escuelas pueden enseñar muchas cosas a los chavales, pero no hábitos saludables.

Fed up with school lunch es tan solo un ejemplo más de la renovada preocupación de los ciudadanos por la alimentación y la salud, que ha encontrado en Internet (a través de herramientas simples y asequibles) no sólo un altavoz, sino una fuente de alianzas y redes de usuarios. Este blog se ha convertido en un potente foro de discusión sobre esta cuestión y, pese a empezar como un experimento individual, ha acabado por dar cabida a las denuncias de “otros menús” igualmente poco saludables de todo el país.

Tags:

| | | | |

Deja un comentario