Una buena noticia aunque, de momento, sólo en California.

Cada vez con más frecuencia aparecen regulaciones que trabajan de forma coherente por la salud pública, en este caso la de los más pequeños y por lo tanto más vulnerables.

A nadie que tenga hijos se le escapa el poder del “pester power”,o “pedir con insistencia” y cómo algunas marcas nos colocan a los padres, más a menudo de lo que desearíamos, en dilemas fatigosos entre la solución fácil y la oportunidad para seguir educando. La tentación está ahí y a veces cuesta…

Por eso creo que debería ser muy bien recibida la iniciativa de que las marcas no puedan proponer menús poco recomendables, desde el punto de vista nutricional (más de 485 calorías o más de 600mg de sodio, en este caso), asociados a juguetes o regalos de alto poder de insistencia.

California County Wants To Take The Toy Out Of Your Happy Meal

Estaría bien que la reacción de la industria fuera positiva y constructiva ante este condicionante. A todos nos gusta que nuestros hijos jueguen y lo pasen bien, pero si además eso se complementa con una alimentación claramente saludable, el beneficio será doble.

A pesar de todo, la responsabilidad última en la alimentación de los pequeños siempre es de los padres, no de la industria. Hay que saber elegir, aunque… ¡Viva las ensaladas de fruta con juguetes de regalo!

Más info:
Santa Clara County: Supervisors ban toys with fast-food meals.

Tags:



Deja un comentario