a propósito de Torreiglesias

El pasado 7 de mayo conocimos por los medios la destitución fulminante de Manuel Torreiglesias, director  del programa “divulgativo” de salud “Saber vivir”, de Televisión Española. La razón de su despido parece estar vinculada a la inserción de espacios de publicidad dentro del programa sin autorización de la cadena. Don Manuel, a pesar de no ser médico ni periodista, ha estado al frente de ese programa durante la friolera de 12 años.  Ha conseguido liderar audiencias y ha aglutinado a un gran número de seguidores fieles, aunque otros han sido muy críticos con el programa, tal como podemos leer en ciao.es. Saber vivir y su presentador destacaban por su actitud paternalista con sus televidentes y por un tono general más bien trasnochado,  alimentado por una serie de colaboradores que parecían sacados del túnel del tiempo y que no tenían ningún rubor en mezclar paraciencia, moral y consejos comerciales en su discurso.  En ocasiones, esto llegó a la categoría del esperpento. Youtube está plagado de ejemplos, y para muestra un botón:

Durante ese tiempo, este icono de la telepredicación de la salud, se ha convertido en un “prescriptor”  de todo tipo de productos: podómetros, tensiómetros, dietas adelgazantes, libros, sacos térmicos y un larguísimo etcétera. Pero también importantes marcas farmacéuticas y de consumo han utilizado la plataforma de Saber vivir (su programa, su web y su revista) en sus estrategias de comunicación, dando prioridad a la notoriedad  de la marca aún asumiendo el riesgo de perder en el camino valores por los que han invertido millones de euros.  Un plan de medios y de RRPP al servicio del resultado cortoplacista puede llegar a lesionar  la imagen de marca de manera irreversible y echar por la borda el trabajo de muchos años orientado a dotarla de valor.

Torreiglesias ha hecho buenos a algunos de sus predecesores en estos menesteres , como Bartolomé Bertrán o Ramón Sánchez-Ocaña. Pero uno añora y desearía volver a ver en las parrillas televisivas programas de educación sanitaria del estilo de  Curar-se en salut, dirigido y presentado por el doctor Josep del Hoyo en TV3 en los años 80, en el que la salud se abordaba desde un punto de vista práctico y didáctico, pero con todo el respeto que se merece.

Desconozco si Torreiglesias ha incurrido en ilegalidades o no, pero a mi modo de ver su destitución nos debería hacer reflexionar sobre la necesidad de reivindicar más calidad  y rigor en los programas de divulgación de salud dirigidos a la población, tanto por el bien de los consumidores como de los anunciantes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags:

| | |

Un comentario a “a propósito de Torreiglesias”

  1. El concepto salud es tan fuerte que, en ocasiones, puede tapar verdaderas incompetencias. Tanto en el ámbito de las personas como de los productos, deberíamos defender el “NO VALE TODO”. Los medios, y en especial la TV pública o privada, ha de poner en manos de verdaderos y contrastados profesionales de la salud, este tipo de programas de divulgación. Y los anunciantes ser más selectivos y exigentes a la hora de elegir compañeros de viaje. Tampoco vale el “TODO POR LA AUDIENCIA”.

Deja un comentario